Skip to main content

Este espacio es nuestra vía libre para compartir con ustedes temas que nos vuelan la imaginación y nos gusta investigar en profundidad para descubrir de qué se trata y qué posibilidades de uso nos ofrece para arrancar “wuawwws!” en nuestro público.

Hoy queríamos investigar sobre un recurso tecnológico que, utilizado en comunicación de marca y publicidad, da un toque muy interesante a la campaña. Es un elemento que siempre que nos topamos con él nos hace abrir grandes nuestros ojos: el holograma.

¿Qué son los hologramas?

Es una imagen creada con luz sobre una superficie casi invisible que parece estar suspendida en el aire. Se puede observar desde todos los puntos y nos da la sensación de poder tomarla con las manos. Es una técnica avanzada de fotografía inventada en el año 1948 que, procesadas e iluminadas de manera precisa, las imágenes pueden aparecer saliéndose de sus límites, hacia fuera o hacia dentro del marco generando esta sensación de tridimensionalidad.

El holograma fue creado desde la ciencia para ser utilizado en el arte y la tecnología. 

Tiene sus complejidades a nivel tecnológico, sobre todo en sistemas de video. Sin embargo, con el paso del tiempo se fue perfeccionando y utilizando en diferentes soportes y aplicaciones.

Si bien, aquí no explicaremos el proceso técnico que hace posible este fenómeno, queremos contarles que existen diferentes tipos de hologramas. 

Estos pueden ser estáticos o animados. Los primeros, como bien lo dice la palabra, muestran una imagen fija. Mientras que los segundos tienen movimiento, es decir, son videos. 

De ambos, podemos encontrar distintos tipos :

Hologramas flotantes: son los más comunes y se utilizan para crear imágenes tridimensionales que flotan en el aire.

Proyecciones holográficas: son proyecciones de imágenes tridimensionales sobre superficies como suelos, paredes o techos.

Pantallas holográficas: estas pantallas muestran imágenes tridimensionales.

Cúpulas holográficas: son grandes estructuras que permiten la proyección de imágenes tridimensionales en 360º.

La ventaja de los hologramas es que atraen la atención. En un contexto de bombardeo de imágenes y publicidad constante, una imagen tridimensional flotando en el aire nos genera fascinación. ¿Te imaginas utilizándolo para alguna campaña de tu marca? 

Además, son interactivos. Los espectadores pueden caminar alrededor de la figura, verla de cerca, de lejos, jugar con los movimientos. Esto genera cercanía y ofrece posibilidades de conexión con el público.

Creemos que todo aquello que nos permita interactuar, participar y jugar fortalece nuestro vínculo como marca con las personas. Y es eso lo que siempre buscamos: acercarnos, conectar, ser memorables. Tenemos la suerte de vivir en esta era que nos ofrece miles de herramientas y recursos para jugar, para expresarnos y crear. ¡Aprovechémoslas! 

«Es la intersección de arte, ciencia y tecnología lo que hace a la holografía tan interesante», Stephen Benton